Infértil indigna

Por mucho tiempo evité a toda costa usar la palabra infertilidad para referirme a mi situación. Jamás se me ocurrió llamarme infértil. Incluso en mis innumerables búsquedas en internet siempre usé términos alternativos: problemas de procreación, how to increase your fertility, ¿por qué no me embarazo?… cualquier cosa.

Una vez, en mi clínica de fertilidad encontré el panfleto de una asociación que intentaba promover el intercambio entre personas pasando por lo mismo.

Monólogo mental:

  • Suena bien, creo que los voy a llamar.
  • ¿Asociación para personas infértiles? Uf no. Qué palabra tan fea.
  • Tal vez si le hubieran puesto más bien personas con retos en temas de fertilidad. ¿Muy largo?

¿Esperanza? Creo que más bien negación. Y eterna resistencia a las etiquetas. Y ausencia de diagnóstico. La maldita ausencia de diagnóstico (no digo que tener uno sea necesariamente más alentador, pero tal vez sí más orientador) que hace que uno no sepa qué hacer, que uno tenga que escuchar mil veces que solo se tiene que  relajar, que uno empiece a creer que está loco. Digo uno y no una, porque me pasó a mí y le pasó a mi esposo-oso.

Pero el primer paso en toda rehabilitación es la aceptación. Acá va: soy infértil.

Y escribir este blog y leer sus blogs me ha ayudado a entenderlo, aceptarlo y asumirlo.

Ahora: a por la FET (Frozen Embryo Transfer)!

Anuncios

Déjame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s